domingo, 14 de octubre de 2018

A sus declaraciones de guerra, las declaraciones de olvido


  Recomendación: para leerse con L.E.S. Artistes de Lily Wood and The Prick, o en silencio











Qué bueno que empezó a ignorarme,
Si a usted le hace bien, a mí también
Siga con su vida, con sus sonrisas y sus días bonitos
Yo con mis fastidios y mis insomnios, todo va a pasar.


Pero no me haga berrinches, ni dramas,
La historia la escriben los vencedores, esta es suya, tómela entre las manos.
Compórtese a la altura del amor que le tengo y váyase.


Si se quiso ir o tuvo que hacerlo,
No hay rencores, así es la vida,
Pero retírese bien
Le esperan mil besos, más verdaderos, más aburridos, más inocuos.


No lo tome personal,
En el amor solo hay de dos chocolates,
Todo o nada
El amor aparece y se queda
O se va y jamás regresa.


No hay necesidad de que aparezca cada que hay luna llena
Que por analítico me gustaba,
Guárdese las charlatanerías para otras, para las siguientes.
No se confunda, fui un romancillo de unos meses, no perdió la cabeza.


Nunca le pedí nada,
Solo concédame esto.
Y váyase sin cuidado,
Porque de que lo olvido, lo olvido, no se preocupe,
Y no por gusto,
Que quede en el acta que fue a petición suya.


Retírese en silencio, váyase, sea feliz lejos.
No tema,
De que olvido, olvido.









sábado, 1 de septiembre de 2018

Lo que desees









Cierras los ojos
Pides el deseo,
Te lo conceden.


Me ves, ahora no me ves.














Antes de que termine el verano













Nada va a pasar hasta que no me digas que quieres jugar. 


Pero va a ser un secreto, besos en secreto, no importa el pasado y no habrá futuro, por cierto, las letras pequeñas hablan de mis pesadillas de la madrugada y de que a esa hora te voy a llamar.


Te voy a hacer las preguntas que nadie hace: 
¿cómo se siente el otoño?
¿de que color es el agua? 
Y tú preguntarás cosas que no voy a responder. No importarán nuestros amores ni nuestros días, solo la mente, ¿qué piensas, qué miras, qué lees, qué sueñas?


Es un juego  para conocernos las infancias y las risas, para comer helados juntos y no olvidarnos.



¿Juegas?










jueves, 30 de agosto de 2018

SALA 5, ASIENTO I12













Como sea, llego a la sala a sentarme 
Dejo que todos los "bla, bla, bla", saluden y se vayan. 


Voy al cine como debe hacerse en jueves,
Con camisa de lana, cabello desaliñado y las tomboy.
Corriendo y con cara de Matías, porque mi cabello es más largo. 


Voy para mirar los detalles, la papaya cortada en cubitos y el café servido en tacitas de vidrio. 
Voy a sumirme en las escenas y los labios mordidos, 
Y no me doy cuenta de que el aroma a "maíz tostado" es de las palomitas. 
¡Quién cena palomitas de maíz!


Y los cuchicheos  de las parejas me valen, 
Me importa recitar con la actriz lo del grano de anís de Castellanos,
Recordar mi cara de Tomás por el cabello corto,
Recordarte un poco.


Vengo al cine como se debe, 
Ya sabes, ondeando la bandera del cliché: 
Llego corriendo y justo cuando va a iniciar la película, mamá llama, y papá, y eso que él casi no lo hace. 


Permanecemos en el cine de ese modo cursi.
Llorando.
Lloro en dos escenas y el dude de atrás no llueve, se inunda. 
Pero todo pasa en una atmósfera tibia. 
Y ¡Bam!, los recuerdos a quema ropa en la memoria de los espectadores: 


Pieles y cuerpos herbales 
Pies desnudos 
Ausencias, imperdonables, en el tiempo
Muertes figurativas y olvidos sugeridos.


Mi habitación me exige que diga todo esto antes de dormir,
Yo me eximo de culpas,
Es que cada lunar tuyo fue colocado en ese lugar con exquisito cuidado,
Planisferio celeste indescifrable, 
Nunca pude leerte
Pero me encantó contemplarte. 


Y busco el mínimo pretexto para secarme 
Y aunque temo hacerlo,
Escribo con la esperanza de que suceda. 

















A Víctor, porque sin ti, ninguna película, ninguna caída por las escaleras ni las crisis serían irrisorias, y yo, viviría como un calcetín muy triste y muy solitario.




domingo, 26 de agosto de 2018

Agosto

















Hoy tu recuerdo me congela
Eres el frío crudo que recorre mi espalda y me estremece,
el amor asesinado, la noche insomne y las estrellas frías.


Quiero gritar que esto es una injusticia, pero mi voz jamás ha tenido sonido ni valor; se ahoga en silencio, se pierde siempre con una debilidad incuestionable.


Tu recuerdo me petrifica, me regresa al origen que creí no volver a ver.
Me has suprimido con más fuerza, con más viveza, ahora para siempre.
Me despertaste y estoy sola, única, incorrecta, maravillosa e incorregible.


Esta noche será inolvidable, lo guardo todo, me merezco el llanto de algunas noches y sentir la angustia recorrer todo mi cuerpo, gozando la debilidad de los caídos.


Jamás volveré a ver estos ojos, a escuchar esta voz, jamás volveré a ser esta, es el final y estoy en el frío nocturno sepultándome, despidiéndome con cariño. 
Adiós mi querida, ahora seré de color blanco.












Fotografía de IG por Jaime_diaz_g











sábado, 25 de agosto de 2018

Bloqueada










Hoy 25 de agosto de 2018 acaba de bloquearme no una persona cualquiera porque la verdad no creo que nadie más me tenga bloqueada en su teléfono, no me acuñaría esa importancia, me acaba de bloquear la persona que más me gusta, ese al que mi tía Claudia, Ale y Víc le habrían llamado “amor de la vida”, contrario a la tranquilidad que podría creerse tengo por escribir esto, me encuentro muy angustiada y muy alterada, mal. 
Quiero aclarar que no solo sentimentalmente las cosas van… poco favorables, y este cinismo que me hace reír ahorita no sé de dónde sale, seguro de la Michelle más madura, güey, ¿acaban de bloquearme? *ríe*, mi primera reacción fue de pánico, hay un documento de mi trabajo que no ha quedado listo y se requiere para el luneas a las 7:00, y cuando Radulf me dijo que después de escuchar mi nota de voz lo mejor era que partiera, seguido de un emoji de mano diciendo bye bye gurl, lo primero que sentí fue pánico, ruido, mareo, dolor, una tristeza insoportable, de nuevo de que la persona que quieres no desea estar conmigo, poof!, ni que no se hubiera visto antes, pero se siente horrible, ¿para qué regresa una persona que te dijo que no sabe qué quiere pero que lo que tuvo contigo no, solo a decirte prácticamente que es mala idea que te escriba?, ja, ja, ja, me sentí como en una escena en que la prostituta le dice al detective casado que no se vaya, ya sabrán quién tiene cada papel, pero les doy una pista, le dije que no se fuera del modo desastroso, odio el drama en mi vida.

Luego le escribí a Brave, contándole todo entre lágrimas y silencios, sí de pánico, las cosas están mal, mi habitación está desordenada, debo hacer despensa y la lavandería, limpiar mi habitación, terminar mis reportes etc, el trabajo es un caos, alguien bajó su performance, y mi hermanito me manda  fotos del Mustang 69 reconstruido, rojo cereza, justo así me siento por dentro del rojo cereza más imbécil. De los hijos de mamá yo soy la idiota, aquí se puede colocar el emoji del golpe en la cara, para seguir con eso de los emojis.

Adiós detective querido, todo ahora es un desastre, sí yo pierdo todos mis puntos, siempre pasa así, siempre la imposibilidad, en fin, adiós detective, el protagonista perfecto, adecuado.

Brave me llamó, estamos mal los dos, yo no entiendo nada y todo es feo, iremos a tomar cervezas mientras hablamos de nuestras “malas mujeres”, cosas de su servidora, un vaquero, el menos  cabrón o el más inocente.




PD. Te dije adiós y que tengas buen otoño, hasta te mandé un abrazo, pero ya nunca te llegarán mis mensaje, el telón estaba cerrado, y bueno, adiós.






miércoles, 15 de agosto de 2018

Pastel













Hay que hacer un pastel, tú prepara el bizcocho y yo pruebo el betún.


Usaremos crema de lata, sprinkles de colores artificiales y tus conocimientos en conductividad térmica.


Que sea dulce pero no tanto, tú lo adornas con fresas y me dejas mirarte. ¡Quiero probar primero!, compartimos una rebanada pero yo pruebo primero. 














Nota nocturna: yo no tengo la culpa de que me den material para escribir mis tonterías, ni de eso ni de mi insomnio, soy inocente. 





domingo, 12 de agosto de 2018

Tu paraíso


Para leerse escuchando Harvey de Her's y dejar que suene hasta el final.













Renunciaste al infierno y eres expulsado, las puertas se cierran. 


El líquido de la vida deja de correr por los  delicados valles, todo se vuelve irreal.


El pecado, el placer y los secretos te son denegados, buen samaritano, ahora puedes seguir tu camino de perfección y linealidad.


Tienes el paraíso de mármol.
Estás a salvo, el diablo no ha de tocarte, renunciaste al infierno, las puertas se cierran.


El diablo pasará una temporada en una ostra, como recuerdo, te obsequia la perla.


El infierno arde en llamas y nosotros jamás nos volvemos a ver.









sábado, 11 de agosto de 2018

Tenga mis pistolas, mis espuelas


Sugerencia: para leerse escuchando Like wind blows fire de Cheers Elephant














No, no, no, acepto que ya no soy un vaquero, anótelo Eustemio, anote que ya no soy uno, y tenga le dejo mis pistolas en la mesa, que lo anote Eustemio, que conste en el acta, que no se diga que soy cobarde, me haré responsable de mis actos, no importa que haya sido mi culpa o no, al final todo depende de nuestras decisiones.



Sé que lo que ahora sigue, por los eventos acontecidos, es un destierro y si no lo acepto entonces me rompen el cuello, y ya ha de saber  usted que yo no he de agachar la cabeza y esconderme el resto de la vida, de una miserable vida, mientras la vergüenza alimenta a este pueblo polvoriento para después pasar al olvido, no, no porque yo jamás voy a poder olvidar.



Tome Eustemio, tenga mis pistolas, mis espuelas y el pañuelo, prefiero ofrendar mi sangre al desierto arenoso que mis días a esta gente pestilente, inmunda y miserable. Prefiero morir de una vez que andar arrastrando mis días por un amor cobarde.













*Solo queda el sonido del viento*






miércoles, 8 de agosto de 2018

Aseveraciones







Si te acuestas una noche de domingo y a las doce y tantos de la mañana de lunes sigues sin poder dormir, creo que el insomnio no solo es de domingo, es también de lunes.


En la mesa, tres duraznos enormes sobre una charola de plata, aterciopelados y rebosantes de salud, con ese color benévolo, prometen las risas juveniles de primavera, la maldad y la desidia.


Ninguna cantidad vergonzosa de tazas de té te ayudarán a dormir y ninguna cantidad escandalosa de cafeína te ayudará a despertar.
Sigues en el país de las malditas maravillas.


No puedo moverme, estoy en-can-ta-da (como el juego, no es disfrute), si me tocas, me salvas. ¡No te atrevas!



Hoy cierra los ojos y luego deja de pensar.






sábado, 4 de agosto de 2018

Derretirse


Recomendación: para escucharse con la canción más amarilla de todas, claro, no podía ser una color cereza, tampoco una rosa, my kind of woman de Mac DeMarco. 
















Cien besos de vainilla y todo se ha vuelto suculento.
No solo estás sentado en la plaza comercial comiendo un helado, miras los días que se te han ido,
un sorbete, y recuerdas su piel clara.

Tus papilas gustativas se adormecen por el frío pero en tu pantalón algo despierta.
¡Shhh!


Es que era una mujer de líneas, de hermosas frases entrecortadas.
Te escribía como nadie lo ha hecho y como nadie lo hará.
Te tocaba con la delicia de la primavera,
y se hacían el amor como solo ustedes...


Era una musa de líneas:
las de los labios,
las de los pechos.
la de la cintura, esa que sujetaste, esa que fue tuya, una, dos, varias veces.


Una cucharadita de pasado sabor vainillina y caramelo, 
una pizca de promiscuidad;
la mirada se te extravía en el vacío,
¡qué infernal es el helado!,
¡qué infernal es la sed de ella, de su amor, sus abrazos, sus besos, sus noches!.
Ya cálmate.


El amarillo se deshace en tu lengua y se vuelve agua,
El amarillo se deshace en tu lengua, como su cintura.


Luego el sabor dulce lo inunda todo, como su presencia cada noche contigo.
Por la vainilla, tus papilas florecen
tú también la hacías florecer.

Pero ¡hey!, estás comiendo un helado, deja de fantasear que lo derrites, tú te derrites.




Y aceptarías el infierno a cambio de esos labios de azúcar
el infierno por una noche más de su néctar,
de sus jardines.
El infierno por verla desbordarse de placer
de amor y de locura
de amor y de ti
Porque era por ti, ella por ti, amándote.
A ti vainilla, que la derretías, a ti que ahora comes un helado y lo derrites y te derrites de placer y desesperación.


Y el dulce que cae de tu cono se resbala lentamente por tu mano,
¡toma la servilleta y límpialo imbécil!.


Cierras los ojos y es demasiado tarde,
las gotas caen en ese vientre que se mueve al mismo ritmo que tú.




La naturaleza es preciosa, tan insinuante, tan cálida; acercas tus labios al origen:
un ombligo maravilloso
un suspiro atemporal 
un reclamo de ti.
Ella es toda tuya.
Tomas el helado de su vientre con un beso, otro y otro.


Y el dulce…
lo inunda todo,
a ella, a ti, al tiempo
y otra vez la tienes, enamorada, deliciosa, tuya.
La ves cerrar los ojos mientras te saborea, la abrazas; florece,
la vuelves caramelo; se derrite en ti.
Mi amor, esta vez tú también te derrites.





Fantasías. 

Las gotas caen en el cierre de tus jeans, ¡qué idiota, abriste los ojos!, no era su vientre, no eran sus valles, eras tú, el calor y tu helado.


Y de tu fantasía algo no te convence, es que no la conociste en realidad y tú tan ignorante e incrédulo, sospechas.

Algo no te convence, es que cómo, con las tres letras de su nombre, ella podría quererte a ti, tan común, tan real, tan ...














Nota: 

Todos ya sabemos que la vainilla es una insanía, un cliché de mal gusto, en mí claro, en mí.